+54 0341 4802275 / 4802121

Reflexão final do Diálogo: "Convivência e participação cidadã" del Aula Virtual

En el marco de la tercera edición del Diálogo "Convivencia y participación ciudadana – Rumbo a la construcción de sistemas participativos integrados" del Aula Virtual de la Delegación que se llevó a cabo del 2 de marzo al 3 de abril del 2020, la Dra. Gisella Signorelli (coordinadora del espacio) nos comparte una última reflexión para dar cierre a lo tratado junto a los representantes de los gobiernos locales de Ciudades Educadoras. 

El Diálogo tiene como objetivo aportar nuevos conocimientos sobre la construcción conjunta de procesos de participación y empoderamiento de la ciudadanía; nuevos procesos de participación ciudadana resilientes; políticas educadoras que promuevan la apropiación del espacio público; entre otros.

Aquí, las palabras finales de la coordinadora:

Hola a tod@s!

Ha sido un placer compartir con ustedes estas semanas de intercambios. He aprendido de muchas de sus experiencias y repensado cosas a partir de sus propias preguntas.

Espero que hayan aprovechado el curso y los estimulo a seguir abriendo puertas en ese  sentido. La participación ciudadana, en todos sus formatos, es un gran desafío que, además, no tiene recetas. La complejidad de los asuntos sociales nos pone a los gestores públicos en la obligación de ser más inclusivos, transparentes, democráticos y creativos para resolver problemas de manera integral. El componente participativo, si bien para algunos autores es un fin en sí mismo, creo que es también importante entenderlo como un medio para arribar a mejores resultados en materia de políticas.

La pandemia del coronavirus pone en jaque una de las cuestiones esenciales de la Humanidad: el encuentro con otros (el Hombre como ser social). La participación se nutre necesariamente del encuentro con otros, principalmente con el diferente. Por tanto, el virus nos obliga a repensar, entre tantas otras cosas, cómo revitalizar la participación ciudadana, es decir cómo fortalecer el encuentros con otros para la resolución de problemas comunes. Las tecnologías han demostrado en este contexto que son vitales para mantenernos conectados detrás de los muros de nuestras propias casas. ¿Son buenas aliados para la participación?

Sin lugar a dudas los gobiernos necesitan aggiornarse a los tiempos que corren en los que casi el 80% de los habitantes tenemos un smartphone que nos permite estar conectados desde cualquier rincón del planeta. Eso implica pensar a las tecnologías pero sobre todo garantizar plataformas seguras, transparentes y que permitan el diálogo informado más allá de posibilitar una consulta o votación con un simple clic. Las grandes transformaciones de la Historia se han dado en las calles, descreo que estemos en un camino distinto, aunque es innegable el poder multiplicador y el carácter horizontal de Internet. Las propias ventajas de la Red pueden ser producto de su debilidad. Es necesario trabajar a conciencia en la disminución de las brechas digitales (por edad, por territorio, por posibilidades de acceso) y en marcos regulatorios nacionales que garanticen el uso seguro de nuestros datos en la web.

Hasta aquí los expertos coinciden en pensar procesos híbridos de participación que combinen los formatos online y offline. Muchas de estas prácticas son a base de prueba y error. Los invito a superar los miedos al conflicto entendiendo que la política es en sí misma un campo de disputas de intereses y que la participación es un componente educador inigualable pero que siempre está guiada por preocupaciones e intereses, generalmente, individuales. Los procesos participativos son muy bondadosos para convertir la suma de intereses individuales en colectivos. Pero para ello el Estado juega un rol fundamental como moderador y catalizador. Si lo dejamos librado al azar, sólo se reproducirán las desigualdades.

Pasaré sus sugerencias de ampliar la mirada a otras herramientas más allá del Presupuesto Participativo, de cómo convocar y cómo sostener, su preocupación por incorporar a los jóvenes y adultos mayores. Creo que la Red es sin dudas un espacio muy importante para debatir estas cuestiones. Trabajar más fuertemente en una línea vinculada a la participación es una gran idea sobre todo para llegar a los Congresos de la Red a intercambiar lo que han hecho y producido.

Sin lugar a dudas la participación digital merece un seminario aparte dado que ha sido un tema que ha generado debates entre los participantes de este curso.

Muchas gracias nuevamente y a disposición. A participar se aprende participando, la voluntad política y que los técnicos crean en ella es fundamental. No podemos contagiar aquello en lo que no creemos. ¡Hasta pronto!

 

Dra. Gisela Signorelli

gisela.signorelli@fcpolit.unr.edu.ar

Reflexão final do Diálogo: "Convivência e participação cidadã" del Aula Virtual

Etiquetas

Categorías: 

Conocé más sobre la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras Delegación para América Latina