+54 0341 4802275 / 4802121

Colima: De usuarias corajosas a usuarias seguras da cidade

El espacio público en Latinoamérica enfrenta nuevos retos frente a viejos problemas, como la fragmentación espacial y la segregación social.Con ellos, el incremento de agresiones a las mujeres. ¿Están las ciudades desarrollando acciones y políticas urbanas que permitan afirmar desde la perspectiva de género que se está presentando una transformación en la comprensiónde la seguridad en el espacio público? ¿Qué está haciendo la ciudad de Colima para afrontar,erradicar y prevenir esta situación, que pueda compartir con el resto de ciudades latinoamericanas?.

En México del 2011 al 2019 la percepción deinseguridad en el espacio público creció 9.4%,pasó de 69.5% a 78.9%, según datos de laEncuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (INEGI, 2019). Es decirque a nivel nacional, 8 de cada 10 personasmayores de 18 años, se sienten inseguras en lascalles de sus ciudades.

El escenario en el estado de Colima es ligeramentemás crítico según la misma fuente, pues la percepción de inseguridad incrementó el 12%,pasó de 65.8% a 77.8%; esto a partir de haber atestiguado conductas delictivas o antisociales como: el consumo de alcohol en vía pública, robos y asaltos frecuentes, así como la compraventa dedrogas. La capital del estado la –ciudad deColima– a través de la Encuesta Nacional deSeguridad Pública Urbana (ENSU, INEGI 2019) a diciembre del año pasado registró, que de 214,421habitantes, 127 591 personas mayores de 18 años,perciben como inseguro el espacio público. De ellas, el 47.6% experimenta esta sensación en las calles que habitualmente usa, el 33.5% en eltransporte público, mientras el 31.9% en el parqueo centro recreativo al que acude.

La ENSU, permitió identificar que las actividadesque han dejado de realizar las personas por temor a ser víctima de algún delito son principalmente,permitir que sus hijos menores de edad salgan a las calles, usar joyas y salir de noche. Pero ¿Cuántas de estas personas que perciben inseguro el espacio público y han acatado estas medidas“preventivas” son mujeres? hasta hoy, no hay datos oficiales.

La letra de Oh, Pretty Woman! de Roy Orbison lanzada en 1964, describe de forma románticadesde hace casi 60 años, un escenario crónico quese ha ido agravando en nuestra ciudad y desafortunadamente en algunos casos, ha concluido en feminicidos. La ENSU informó en diciembre del 2019, que el 85.96% mujeres mayores de 18 años habitantes de Colima, admitió haber recibido piropos ofensivos de tipo sexual, fue tocada sin su consentimiento o fue atemorizadapor alguna persona que le mostró sus genitales.Para atender este fenómeno hay que entender qué lo genera.

El análisis de ciudad insegura ha postulado teoríasque tratan de explicarla, entre ellas: el desempleo y pobreza, la marginalidad juvenil, la desarticulación comunitaria, el diseño espacial y déficit del espacio público. Entre ellas, la teoría de Keever y Vázquez(2015) a partir del modelo de Shaw y McKay (1989), la cual establece que hay 5 factoresestructurales que contribuyen al rompimiento de la organización social, incidiendo en el crimen y la delincuencia: el estatus económico, la heterogeneidad étnica y movilidad residencial,descomposición familiar y la urbanización. La suma de estos factores, desarrolla una escasa red de amistad vecinal, grupos adolescentes sin supervisión y baja participación organizacional.

Este modelo en combinación con un medio físico peligroso, conformado por el bajo control visual,escasa iluminación, patrones de ocupación ilícita,generan las condiciones ideales para la apariciónde actos de crimen y violencia en vía pública. Pero para dimensionar la situación de riesgo para las mujeres,hay que sumar a los factores anteriores,el conjunto de actitudes, conductas, prácticas sociales, creencias religiosas destinadas a promover la superioridad del hombre por sobre la mujer.

Este escenario provoca en niñas, jóvenes yadultas, semejanzas en los siguientes comentarioslos cuales reflejan, modelos causales y de comportamiento:

“Cuando salgo procuro elevar mis cinco sentidos alo máximo posible”;

“Soy delgada y creo que aparento debilidad paraser la carnada perfecta”;

“En espacios solitarios, bajo el volumen de lamúsica que escucho y subo el tono de mi voz sivoy con un acompañante, si voy sola a vecestengo que fingir que hablo por celular con unfamiliar mientras describo la situación en la queme encuentro para evitar se agrave”;

“Si camino sola por la ciudad, procuro llevaractivada y compartida mi ubicación en el móvil porlo que se ofrezca“;

“Si tuviera un súper poder, desearía tener lacapacidad de ser invisible y que todas las demástambién lo fueran, para evitar ser agredidas y quelas que ya no están, no se hubieran ido”.

(Sondeo personal –El espacio público que ven las100 mujeres más cercanas a mi– Marzo 2020)

¿Qué está haciendo nuestra ciudad frente esta situación? A través del reconociendo del derechode las niñas, jóvenes y adultas, de vivir en un entorno seguro, ha impulsado el desarrollo de políticas públicas de efecto preventivo frente al delito. Entre las instancias involucradas al desarrollo de estas políticas, se encuentra el Instituto de Planeación para el Municipio de Colima(IPCO) el cual involucra a los ciudadanos en la toma dedecisiones sobre el espacio público, a partir de los Talleres de Diseño Comunitario, los cuales permiten la generación de proyectos d erehabilitación de escala barrial a calles, parques y jardines. La flexibilidad metodológica de estos espacios de debate y acuerdo vecinal, permite compartir entre las y los participantes, ideas sobrelas problemáticas y los valores espaciales, así como las necesidades de las y los usuarios desde la perspectiva de género. Este intercambio de información, estimula el fortalecimiento de valores como el respeto y la empatía entre quienes participan; definiendo así la forma y la función del nuevo espacio urbano arquitectónico, desde una visión colectiva que se encuentra cimentada en la diversidad de formas de percibir el espacio.

El nuevo modelo de espacio público que la planificación urbanística de Colima persigue,es aquel capaz de poseer vida diurna y nocturna.Donde se estimule la ocupación de la calle durante cualquier fecha del calendario y cualquier horario;que refuerce el sentido de pertenencia y estimule el contacto sano entre personas, contribuyendo a la erradicación de la violencia de género. Por ello,desde junio del 2019, se han cambiado las luminarias en la ciudad. Se actualizará en su totalidad las lámparas de vapor de sodio de alta presión por alumbrado público de tecnología LED,incrementando la distancia de iluminación de 36 a 45 metros.

Colima reconoce que el prerrequisito fundamental para crear ciudades acogedoras para todas, es entender cómo ellas perciben el espacio y desarrollar políticas públicas que les garanticen un desplazamiento seguro y genere las condiciones para desarrollar una vida urbana sana. La presencia de gente, particularmente de más mujeres en el espacio, genera una red intrínseca entre nosotras y con el resto, todo lo que nos rodea se vuelve más significativo y más importante de contemplar.

Si logramos identificar cómo funciona el espacio público desde la colectividad femenina, se logrará reforzar la vida urbana hasta el punto que las mujeres de cualquier edad salgan a caminar, aandar en bicicleta o permanezcan disfrutando el espacio urbano sin tratar de ser valientes, siendo realmente libres. Entonces la seguridad percibida,como la real, aumentará.

Larissa Monserrat Pérez Galindo

Coordinación de Planeación y Diseño Urbano

Instituto de Planeación para el Municipio de Colima

Colima: De usuarias corajosas a usuarias seguras da cidade

Etiquetas

Categorías: 

Conocé más sobre la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras Delegación para América Latina