+54 0431 4802275 / 4802121

Añadir nuevo comentario

“Huerta Sustentable” en Río Cuarto: familias, emprendimientos y cultura del trabajo

El Programa Huerta Sustentable surge desde la Empresa BIO4 – Bioetanol Río Cuarto S.A –sector privado-, con la mirada puesta en desarrollar uno de sus objetivos prioritarios, la de construir capital social y generar “Responsabilidad Social Empresarial” - RSE, armando huertas urbanas comunitarias para la producción de verduras y hortalizas que permitan promover el trabajo a ciudadanos de Río Cuarto que no tienen la posibilidad de acceder al sistema productivo y que se encuentran en condiciones de vulnerabilidad.

 

Este programa se desarrolla conjuntamente con la Municipalidad de Río Cuarto a través de la Fundación Social de Río Cuarto –sector público-, quién es la entidad que nuclea y asiste a las familias en condiciones de vulnerabilidad.

La gestión en conjunto entre el sector privado y el sector público se ha ido desarrollando poniendo de manifiesto que el trabajo en equipo y la asociación pública-privada son un camino posible cuando la intención es aunar conocimiento y capacidad para el cumplimiento de objetivos compartidos, favoreciendo a las principales protagonistas, las familias de Río Cuarto.

 

Sobre el programa

Este programa social público-privado se ha estructurado y diseñado a partir de ejes de desarrollo que intentan la construcción de capital social y la generación de fuentes genuinas de trabajo.

Desde la Empresa BIO4 se les aporta al programa la tierra, las semillas, se les provee de riego, herramientas y asistencia técnica de parte de ingenieros agrónomos capacitados, mientras que desde la Municipalidad de Río Cuarto, se trabaja en la selección de las familias, la capacitación a cargo de un ingeniero agrónomo, becas y asistencia social; lo que significa aunar esfuerzos y trabajar para que las familias puedan producir con el fin de sostener sus propios micro-empresas de agricultura familiar.

En estos dos años de trabajo en el cual se ha desarrollado ésta primera experiencia con un número reducido de familias (7 a 10 familias), este proyecto social está intentando en forma conjunta que las mismas puedan desenvolverse de manera independiente una vez adquiridas las herramientas necesarias para que puedan lograr poner en marcha sus empresas sociales, siempre de la mano del acompañamiento y provisión de los recursos necesarios como la tierra y demás insumos.

 

La vertiente educadora

Desde el punto de vista educativo, las huertas posibilitan la transmisión de experiencias y la convivencia entre ciudadanos de distintas edades, así como la de generar en ellos una cultura de trabajo que auspicie la disminución del asistencialismo social y promueva el desarrollo de empresas familiares.

Desde el punto de vista ambiental, las huertas favorecen la diversidad biológica, respetando los principios y las reglas de la agroecología, además de ayudar a mejorar la calidad ambiental de la ciudad.

Desde el punto de vista económico, la unión del sector público y del sector privado garantiza a largo plazo el acompañamiento con insumos (tierra, agua, semillas, becas económicas, formación, entre otras) y fortalecen a los actores involucrados, insertarse en un sistema productivo que les permita gradualmente liberarse del asistencialismo social.

Por otra parte, desde el punto de vista social, favorecen las relaciones intergeneracionales, permitiendo la integración de personas excluidas socialmente y facilitan que éstas se familiaricen con el mundo de la horticultura.

Con un avance progresivo, este programa fue cumpliendo etapas en la medida en que la respuesta de las partes y de todos los involucrados era favorable, para seguir adelante un escalón más hacia el cumplimiento de los objetivos.

Las fases fundamentales por las que se desarrolla este programa son: capacitación, producción, cosecha y comercialización.

Uno de los cambios más importantes es que pudieron ver las familias involucradas que existen oportunidades, más allá de las “changas”, solo está en ellos poder aprovecharlas y explotarlas en su favor. Las herramientas están a disposición (desde la tierra a los espacios donde vender sus productos), permitiéndoles contar con un espacio donde pueden trabajar y obtener ingresos que antes no contaban.

Además es importante destacar que no solo se generan puestos de trabajo genuino, sino conocimiento acerca de un oficio del que podemos asegurar, nunca faltaran materias primas, sumado a la intención de educar en alimentación saludable para contribuir a una mejor calidad de vida de las personas.

Lejos de concluir, este programa social de acción conjunta (público-privada) pretende lograr en un futuro cercano que las familias puedan desenvolverse de manera independiente, considerando que durante el transcurso de este período han adquirido las herramientas necesarias para que puedan lograr poner en marcha sus empresas sociales, siempre de la mano del acompañamiento y provisión de los recursos necesarios como la tierra, y demás insumos.

La proyección es incorporar nuevas familias de Río Cuarto, sin fuentes de ingreso estable, para que formen parte de esta iniciativa y se sumen a las que ya están en marcha.

“Huerta Sustentable” en Río Cuarto: familias, emprendimientos y cultura del trabajo

Etiquetas

Categorías: 

Boletines institucionales

Descargá los boletines mensuales publicados por la Asociación Internacional de Ciudades Educadoras Delegación para Amércia Latina

VER TODOS